Publicación de La Capital sobre el Congreso de FESEA


Las adolescentes conocen poco sobre anticoncepción

La investigación se hizo en cuatro centros educativos del distrito sur y apuntó a consultar el nivel de información que las chicas tenían sobre anticoncepción de emergencia.

Métodos. Los chicos tienen pocos datos y toman decisiones equivocadas.

Dudas, errores y mitos aparecen y se reiteran entre las adolescentes de 14 a 19 años al hablar de anticoncepción y, sobre todo, de emergencia. Así lo planteó ayer en el marco del Congreso de Sexología María Victoria Guzmán (docente y licenciada en educación para la salud) como resultado de un estudio realizado entre más de 500 alumnas de cuatro escuelas de zona sur de la ciudad.

“Los chicos toman la información que circula, ya sea en internet o en la televisión, entonces algunos tienen información vinculada a un pensamiento mítico o vulgar; muy pocos consultan a profesionales y les dan más valor a lo que dice un par que un adulto, y pocas veces se informan antes de decidir”, detalló Guzmán. “El resultado —señaló— se traduce siempre en malos usos, como chicas que utilizan la pastilla del día después porque no menstrúan u otras que la toman después de cada relación sexual”.

   La investigación se hizo en cuatro centros educativos del distrito sur y apuntó a consultar el nivel de información que las chicas tenían sobre anticoncepción de emergencia. Participaron 518 alumnas de las escuelas Santísimo Rosario, Sur, Técnica Nº 392 y Media Nº 436.

Resultados. Que las adolescentes conocen los anticonceptivos de emergencia menos que el resto de los métodos fue una de las principales conclusiones del trabajo. Y si bien los utilizan (un 20% los usaron al menos una vez), tienen información errada.

   “Dos de cada diez chicas cree que son abortivos, pero además confunden la pastilla del día después con el misoprostol —una droga usada para detener embarazos— o incluso con la progesterona, que se indica para estimular la menstruación”, detalló la docente.

   Es más, al conocerla como “la pastilla del día después”, muchas ignoran por completo que puede utilizarse en los cinco días posteriores a la relación sexual.

   La fuente y la calidad de la información es otro de los puntos que aborda el estudio. Dos de cada diez alumnas dijo no haber dado en la escuela el tema de los métodos anticonceptivos, pero si sólo se trata anticonceptivos de emergencia el número aumenta a cuatro. “En los colegios hay docentes con ganas, incluso muchos hacen los cursos de capacitación de la provincia, pero la realidad es que son voluntarios y la temática no tiene una cátedra específica, se supone que es un área transversal y eso favorece que los docentes puedan hacerse los distraídos”, planteó.

   Sucede además que a la hora de aprender cómo funcionan y de qué manera se utilizan los anticonceptivos de emergencia, apenas el 20 por ciento se decide a hacerlo con un profesional de la salud y en la mayoría de los casos hablan con familiares o amigos.

Mitos. La falta de consulta a profesionales favorece los mitos, que no se reducen sólo a los anticoncepción de emergencia. “Toman información que ven en las novelas de televisión como ciertas, muchas piensan que higienizarse con el bidet tras una relación sexual es suficiente para evitar un embarazo e incluso creen que tomar anticonceptivos en forma constante y por un lapso prolongado provoca esterilidad”, enumeró Guzmán.

   Sobre el preservativo, la docente detalló que “también lo utilizan mal y no se lo colocan en toda la relación sexual”, y abundó: “Como el embarazo es su principal preocupación, sólo lo utilizan antes de la eyaculación cometiendo un error, porque pueden quedar embarazadas de todos modos y además porque desconocen muchas enfermedades de transmisión sexual como la hepatitis B y el virus del papiloma humano”.

   Sin embargo, esta desinformación no significa para nada desinterés. “La demanda de los chicos está, se entusiasman cuando se les habla de sexualidad, plantean sus dudas y ametrallan a preguntas —continuó Guzmán—. Y eso debe ser aprovechado”.

Ver nota en el siguiente LINK