Diario El Observador - Aceptar los Cambios


UNA ESTRATEGIA PARA LA VIDA EN PAREJA

Por Silvana Savoini* / Sexóloga – Psicóloga

Resistencia a los cambios

Los seres humanos, individualmente, nos desarrollamos, crecemos, atravesamos crisis, cambios constantes, todo el tiempo dejamos de ser lo que fuimos pero conservamos nuestra esencia, la fibra más íntima que nos permite autodenominarnos como “yo”…

Nacemos y renacemos una y otra vez pero preservando la “mismidad”, el “ser uno mismo” pese a todo, pese al tiempo, a las pérdidas, a que cambien nuestros sueños, nuestros objetivos, intereses e incluso nuestros miedos.

Pero sin embargo no cambiamos nuestro nombre cuando cambiamos nuestras expectativas, “yo” sigo siendo “yo” aunque mi rostro, mi cuerpo y mi espíritu se modifiquen acorde se transforma el propio sentido de la existencia… Recordamos cálidamente el niño/a que fuimos, pero que en general, no querríamos seguir siendo.

Ahora bien, ¿por qué no aceptamos los cambios, las crisis, el crecimiento y la transformación dentro de la pareja? ¿Por qué olvidamos con tanta facilidad el “nosotros” y ante la menor dificultad lo eliminamos rápidamente de nuestro vocabulario, y los problemas no son nuestros, sino “tuyos” o “míos”…? ¿Por qué nos empeñamos en preservar intactas las sensaciones y rituales que nos unen en un primer momento sin dar lugar a renovar las formas de vivenciar la relación?

Hoy encontramos una fuerte resistencia al hecho de que “las cosas no sean como antes”. Nos aferramos con esmero a la infancia de la pareja, casi diría, a su nacimiento…Y uno como terapeuta escucha: “pero antes hacíamos tal cosa”; “pero antes me hablaba de tal manera”; “al principio sentía otras cosas que ya no me pasan”; y la lista puede seguir, planteándose como un gran desafío tolerar el pasaje del enamoramiento al Amor.

Del enamoramiento, al Amor

Cuando digo enamoramiento hablo de la fascinación inicial, hablo del estímulo novedoso que nos revoluciona, nos alborota internamente. Las famosas “mariposas en la panza” que sentimos ante la presencia de la persona amada.

La “electricidad” que nos conmueve al menor roce, la “química” que nos transforma en el encuentro, y que al dejar de sentirla en la misma forma o intensidad, lo interpretamos como pérdida de la pasión, como desencuentro o sencillamente, desamor.Si recuperásemos o revalorásemos la facultad de entender que el Amor se construye, y que la fase de enamoramiento es el terreno para proyectarlo, pero que los cimientos son el compromiso, el cuidado del otro, el respeto, la responsabilidad y la aceptación de los conflictos, con la paciencia necesaria para atravesar turbulencias, refrenando la impulsividad que invita a salir corriendo cuando las cosas se ponen difíciles, y asumiendo los cambios resultantes... las cosas podrían ser diferentes...

Disfrutar las particularidades de cada momento

Vale decir a modo de ejemplo, que si antes la actividad compartida por una pareja era una salida a cenar o al cine, o a bailar, hoy la actividad compartida puede ser elegir el terreno donde construirán su casa, compartir los avatares de un proyecto laboral, ir al parque con los chicos o finalmente, volver a salir solos cuando los hijos crecen y se van de casa.Y nada será como al principio, ¡pero eso no es “malo”!, en tanto aprendamos a disfrutar las particularidades de cada momento de la vida de la pareja.Incluso los estímulos sexuales cambian, y los encuentros arrebatados pasan tal vez a ser acercamientos calmos o viceversa, la prudencia inicial puede transformarse en la aventura de explorar juntos nuevas experiencias, y también pueden existir períodos de transitoria disminución o ausencia del deseo sexual, que no hay por qué interpretar como catástrofe, ni tendría por qué ser causa de separación automática.

Tiempos

En los tiempos que corren, valga la redundancia, no hay tiempos…

-       no hay tiempo para los duelos, inmediatamente debemos estar en marcha y de buen humor luego de una pérdida;

-       no hay tiempo para reflexionar, porque las demandas cotidianas nos dejan exhaustos;

-       no hay tiempo para la “intimidad fuera de la cama”, de modo que el sexo se vuelve un capítulo apartado de abrupta intimidad para dos personas ¡que no han intimado (no se han sentido en confianza y contacto) en toda la jornada! Es decir, que no han hablado de cómo les fue hoy, de cómo se sienten, de qué desean o necesitan, de qué los asusta, no se han tocado ni por accidente y sus miradas probablemente no se hayan cruzado ni siquiera durante algún diálogo trivial…pero pretenden encontrarse fogosamente con sólo cerrar la puerta de la habitación.

Y finalmente, no hay tiempo para esperar a que las crisis pasen y la pareja se fortalezca con ellas, porque, como repiten angustiadas muchas personas en ese punto: “¿Y si pasa esto porque no es la persona indicada y yo estoy perdiendo el tiempo?”, “No puedo permitir que se me vaya la vida, si esto no va a funcionar mejor terminar ahora así encuentro a la persona ideal”…

Ante la duda, y para no perder tiempo ni oportunidades, mejor armar los bolsos y partir, es el criterio imperante...Para quienes han tenido hijos por parto natural, podría pensarse que hay instancias de la pareja muy similares al trabajo de pre parto, es ese instante en que la mujer desea profundamente no haberse metido en semejante brete, salirse de la situación, huir corriendo del hospital, y que de repente acabe el tremendo dolor, las incertidumbres, los miedos, pero sobre todo, el dolor…

Y no se puede, en ese caso no hay opción, permanecemos involuntariamente soportándolo todo… Pero todos y cada uno de los días en que la vida nos permite disfrutar de ese hijo, observarlo, es la octava maravilla del mundo ¡y agradecemos no haber salido corriendo de la sala de partos!El problema es que en la sala de partos de conflictos la puerta está abierta y nada ni nadie nos impide abrirla y salir, caminando o corriendo, y así perdemos, sucesivamente, la oportunidad de sentirnos maravillados al encontrarnos en la mirada cómplice de una pareja que sobrevivió al dolor y se hizo más fuerte.

El desafío de permanecer

La pareja implica una gran inversión de tiempo, de esfuerzo, de trabajo concretamente, y lo que es peor, sin garantías. Cuando entendamos que no habrá jamás garantías, ni personas ideales, que el compromiso abraza la libertad de elegir día a día, porque la gratificación infinita de mirar atrás y ver todo lo construido, sostenido y compartido con la pareja, hace que valga la pena invertir el poco tiempo que disponemos de vida asumiendo los riesgos, estaremos listos para afrontar el desafío de permanecer.

Profesora Adjunta Facultad de Psicología UNR  

JTP Facultad de Ciencias Médicas UNR  

Presidente Asociación Rosarina de Educación Sexual y Sexología

Fuente: http://elobservadorprensalibre.blogspot.com.ar/2014/05/aceptar-los-cambios.html