Diario UNO de Santa Fe - Culto al Placer

Ps. Silvana Savoini - Sexóloga      26 Mayo, 2014

Desde 1995 Estados Unidos celebra en mayo el Mes de la Masturbación. La iniciativa –que nació con el fin de estimular, literalmente, esta práctica ancestral– logró tener algunas adhesiones en otros países del mundo y se está instalando tímidamente en la Argentina. ¿Miedo, vergüenza o tabú? Dos sexólogos santafesinos analizan la temática.

 

Desde hace 19 años Estados Unidos celebra en mayo el Mes Nacional de la Masturbación. La fecha, que fue instaurada en homenaje a una médica afroamericana que perdió su puesto por haber defendido en declaraciones públicas a esta práctica comenzó a hacerse eco tímidamente en la Argentina, sobre todo a través de las redes sociales, pero siempre haciendo alusión al tema como algo risueño o vergonzante.

De hecho, cada vez que algún medio se hace eco de la iniciativa, los comentarios en referencia suelen ser más bien negativos e incluso hay quienes manifiestan cierto escozor al respecto.

¿Es la masturbación un tema tabú? Ser UN@ dialogó con los sexólogos clínicos santafesinos Norberto Del Pozo y Silvana Savoini, quienes tildaron a la ancestral práctica como “condimento pasional” y aseguraron que es absolutamente “normal”.

—A pesar de que hoy por hoy la sexualidad está cada vez más desmitificada en la sociedad, el tema masturbación sigue generando cierta polémica: ¿por qué?

Silvana Savoini: La masturbación es considerada una práctica que está habilitada solo en la adolescencia o en la pubertad, pero no está bien vista como una actividad sexual aceptada en el adulto, sobre todo en quien tiene una pareja estable. Esta creencia no tiene razón de ser y debería dejar de existir ya que, por el contrario, la masturbación es un acto placentero lógico.

Norberto Del Pozo: La palabra masturbar proviene “manus stuprare”, porque hace alusión al estímulo con la mano. Todos lo hacen desde niños, tanto los varones como las mujeres, cuando van explorando su cuerpo y descubren que hay zonas que le dan más placer. Al principio lo hacen de forma inocente, luego cuando llega la avalancha hormonal sienten verdaderamente de qué se trata y más tarde en el tiempo, esta estimulación le permite conocer no solo que es algo que les gusta sino que a través de este acto pueden conocer el orgasmo.

—Esta situación está más relacionado con el mundo de los hombres y no con las mujeres, incluso las que cuentan que alguna vez se tocaron son mal juzgadas.

Silvana Savoini: Sí, lamentablemente la sociedad ha enmarcado a la masturbación como algo prohibitivo para las mujeres, y esto tiene relación con la crianza. Es decir, más allá de que hoy existen muchos mecanismos que se orientan hacia una equidad de género, hay aun un discurso social que educa de una forma diferente al varón y a la mujer. Porque, por ejemplo, muchos adultos toman a broma el hecho de ver a un nenito que se toca sus genitales, he incluso hacen comentarios del tipo: “Mirá lo va a ser este nene, etcétera, etcétera”, aunque lo que el niño está haciendo es un conocimiento de su propio cuerpo; pero si lo hace una mujer la cuestión es muy distinta, ya que se le dice inmediatamente: “Eso no se toca, no seas asquerosa, etcétera”.

Norberto Del Pozo: Estas cuestiones se suman al hecho de que las mujeres crecen con la concepción de que no deben tocarse sus genitales, que de por sí no están a la vista; al contrario del hombre que los manipula todos los días, para hacer sus necesidades, por higienizarse y demás.

—Pero la diferencia está marcada más allá de la anatomía.

Silvana Savoini: Claro, es por eso que muchas mujeres llegan a la vida adulta sin haber visto ni tocado nunca sus genitales y en consecuencia jamás vivenciaron cuáles son las sensaciones que pueden tener. Es desde ese punto que es recomendable la masturbación en cuanto a actividad autoerótica, porque el ejercicio del erotismo es el único que nos puede llevar a conocer nuestro cuerpo para luego tener placer sexual. Sin conocerse a uno mismo es muy difícil sentir placer, porque no se conocen los lugares, los puntos. —O sea que podríamos decir que es una práctica que se recomienda.

Norberto Del Pozo: Sí, la masturbación es una acción natural que puede estar presente en todas las etapas del individuo. Como ya lo dijimos está presente de desde la niñez, ya sea porque se está solo o porque se está buscando estimular a la relación de pareja.

—Pero muchas veces pasa que a las parejas no les gusta saber que el otro se masturba o no quieren.

Silvana Savoini: Este es un tema constante en el consultorio, incluso porque hay quienes confunden la estimulación en pareja con la masturbación. En primer lugar hay que aclarar que masturbación es un concepto que hace alusión a la práctica solitaria y no a lo que se hace con el otro o hacia el otro, ya sea de un hombre a una mujer, de una mujer a otro o entre dos hombres. En segundo lugar es preciso que se entienda que la masturbación es una forma de ejercitar las fantasías, lo cual redunda en beneficios para el otro y por tanto no debe ser recriminada como si hubiese sido una relación paralela sino como una forma de mantener la pasión, de conocerse e incluso, si se quiere, de evitar el infidelidad.

—Al ser la masturbación una práctica solitaria, ¿se considera el mismo término cuando la persona lo hace mirando un video o foto pornográfica, por ejemplo?

Silvana Savoini: Esto es algo que aparece mucho en las terapias de parejas en forma de reproche, hecho que es muy importante analizar, porque quienes presentan las quejas son generalmente las mujeres que descubren que su marido bajó un video pornográfico, por ejemplo. La situación es totalmente contraria con los hombres que se muestran contentos de que sus mujeres lean libros eróticos, como Cincuenta Sombras de Grey, porque les despierta una mayor libido. Entonces hablamos de dos situaciones similares con distintos ejes, lo que nos hace replantear el porqué de esto. Igualmente, esto no se puede encasillar por una cuestión de género, pero mayoritariamente es el varón el que responde significativamente a algo visual y la mujer es de responder a las lecturas eróticas, porque también fuimos criadas para vivir el romanticismo y eso está presente en las lecturas, hay una historia de fondo.

Norberto Del Pozo: Lo importante en esto es que se haga por una cuestión placentera y que eso no se convierta en algo compulsivo. Es decir, si yo comienzo a dejar de lado cuestiones mías, como de trabajo o asistencia a reuniones sociales por masturbarme, entonces sí estoy frente a un problema. También hay que enseñarle a los chicos y recomendarles cosas, hay que hablar del tema, porque sino pueden bajar un video inadecuado, con imágenes sadomasoquistas o paidofílicas, y también errar en la técnica. Por ejemplo, muchos chicos usan almohadones para estimularse en vez de frotarse, y esto puede traerles problemas después cuando están con una pareja, porque no consiguen la satisfacción plena. Asimismo, sobre todo los varones, deben aprender a detenerse antes de llegar a la eyaculación, para no predisponerse a ser eyaculadores precoces.

—Por último, y respecto a esta celebración que se hace durante todo mayo en Estados Unidos: ¿creen que sería bueno que se instale en el país?

Norberto Del Pozo: No sé si es necesario el mes, pero me parece correcto que se hable de esto, que se desestime el prejuicio que ronda el tema y se desmitifique a la masturbación para que sea tomada como un acto sexual normal y que se promueva mediante educación para romper con las estructuras anacrónicas que están fijas en la sociedad.

 

Fuente: Diario UNO -Santa Fe - 26 de Mayo de 204

.